martes, 2 de octubre de 2007

Bonos de llamada


Los periodistas estamos acostumbrados a perseguir, vía teléfono, a los que están detrás de la barrera: jefes de prensa de politicuchos, fuentes que no quieren serlo y animalillos prejuiciosos que huyen a la voz de "¡prensa!". Podemos marcar el mismo número, en una tarde, 40 veces sin sentir vergüenza hasta conseguir la respuesta que buscamos. Electrifica los nervios, pero es lo que hay que hacer. Y punto.

La cosa cambia cuando buscas respuestas en el mundo real. Y empiezan las reglas sacadas de un consultorio de la Super Pop. A saber:
- No llames a nadie el día siguiente de la primera cita
- No escribas un mensaje hasta que el interlocutor te ha respondido el último
- Deja un margen de seguridad entre cada una de tus llamadas (dos días mínimo)

Y hay más. Por eso, cuando quieres llamar a alguien, lo haces a través de los bonos que has acumulado. Por ejemplo, si el interlocutor te llamó la última vez y de eso hace más de 12 horas, tienes siete minipuntos para una llamada (con un mensaje gastarías 4 y los tres que quedan no te servirían para nada, be carefull!). Y la rueda sigue así.

Frustrante. Sobre todo para alguien acostumbrado a darle al botón de rellamada cada cincos segundos, durante una tarde, ininterrumpidamente.

9 comentarios:

Sex Luthor dijo...

Piensa como yo:

Ningún hombre puede romperme el corazón; como mucho, puede limarme un poco el ego.

Luego llega otro y lo hincha a agasajos.

Ana C. dijo...

Un tema clásico abordado desde un punto de vista inédito. Debe ser frustante, la verdad.

Ana C. dijo...

frustrante.

al dijo...

¿Y si has tenido una primera cita con un/a jefe de prensa/o? ¿El tiempo de espera es el mismo o se encoge?

Peter Parker dijo...

Entonces, al, hay excusa y puedes llamarle cuando quieras. Para eso están los jefes de prensa!

al dijo...

Gracias. Tengo otra duda: si la prensa es el Cuarto Poder, ¿el jefe de prensa es un Superpoder?

Anónimo dijo...

Ya estamos otra vez con el sindrome de estocolmo???,joeeeerrrrr

Peter Parker dijo...

que no, peter auténtico, que no es síndrome de estocolmo. donde tienes la olla... pues esto

ex vaquero dijo...

Wooop, Peter Parker! Y cómo recuperar este antibonus: una llamada perdida (sin mensaje) y un email posterior no contestado, pasadas ya 48 horas, por alguien que no es un jefe de prensa sino una granjera.