lunes, 5 de noviembre de 2007

Apellidos con contradicción


El otro día estaba leyendo no sé qué y se me apareció delante el nombre de padre Condón. Evidentemente, me meé de la risa, imaginando al pobre cura prohibiendo a su parroquia el uso de su apellido en la cama.

Enseguida me puse a reflexionar sobre el tema, pensando en las personas que acarrean un apellido totalmente contrario a ellas. Que tu apellido, el nombre de tu linaje, atente contra tu persona, tu forma de vida o tus ideales tiene que ser muy chungo. Imagina que te llamas Valcárcel y eres un delincuente. O que te apellidas Botín y eres un sintecho. O que te bautizaron como Cuesta y eres un chico fácil. O que en tu DNI figuras como Toro y eres de la liga antitaurina.

Pensando, pensando, llegué tan lejos que caí en la cuenta de que mi propio apellido es una paradoja con enaguas. Yo me llamo Scarlet Ojalá y siempre he conseguido lo que he querido, sin tener que desearlo. De momento. ¡Me entraron escalofríos sólo de pensar que el hechizo se pueda romper por haberme dado cuenta de la contradicción que acarreo sobre mi corsé!

8 comentarios:

Sex Luthor dijo...

Cuesta? No conozco a nadie con ese paellido. Existe de verdad? Se me hace muy... en fin, me cuesta creerlo.

Scarlet Ojala dijo...

¡Tú siempre tan llúcida!

Peter Parker dijo...

Desde Navarrete, no oigo nada peor que Ramillete

al dijo...

¿Los antitaurinos no deberían estar contra los toros? Entonces, ¿por qué se meten con los que los matan?

(Esto de los apellidos es como llamarse Hereu y no haber heredado ni un cargo.)

Monseñor Senovilla dijo...

No conozco personalmente al padre Condón, pero estoy seguro de que si ha decidido conservar su apellido es para recordarnos que a uno de sus antepasados no le funcionó.

Anónimo dijo...

Y si te llamas Flotats y estás hundido en la miseria, ¿qué haces?

humo dijo...

En el colegio teníamos una compañera que se apellidaba Cuesta; estaba gordita, y cada vez que alguien la veía subir unas escaleras resoplando, se lo decía:
"-Cuesta, ¿eh, Cuesta?"
Y se me ha quedado como el paradigma de la crueldad infantil...

(Por cierto: gracias por el aviso; el viernes pasado estuve dos horas y media en el quirófano, y luego veinticuatro más con oxígeno, tan ricamente. Nunca compro El Mundo, pero hubiera hecho una excepción, porque tengo muchísima curiosidad por saber cómo se me cataloga: ¿porno suave, erotismo popular, chabacanería con ínfulas...?)

al dijo...

Otra contradicción: ser negrico del to y llamarse Omino Bianco.