domingo, 16 de diciembre de 2007

Me gustan los domingos (algunos)

Lo único bueno de NO emborracharse un sábado es que el sol dominguero de las terrazas del barrio no te derrite las retinas y puedes leer la prensa sin miedo a quedarte ciega. También puedes olvidar que tienes una taza entre las manos hasta que la maldita bastarda te transmite el frío de un café olvidado demasiado tiempo. Y disfrutar de ese momento mágico: estoyfelizsolayhagoloquemedalagana.

Los cirujanos no ven 'Urgencias' en su día libre (ellos se lo pierden). Ni los pasteleros cocinan una tarta para el vecino de arriba. A ningún actor se le ocurriría preparar un Hamlet para goce y disfrute de su tía-abuela Lourdes y los basureros no aprovechan sus horas de descanso para ofrecerse a limpiar la escalera del edificio.

Pero para mí es el único momento para intentar (a veces con suerte y a veces no): no escudriñar por qué hace lo que hace el enemigo, no buscar temas ocultos para futuros reportajes y no analizar los textos de compañeros de mesa para regalarles una crítica constructiva. Ponerme al otro lado y leer la prensa un domingo, en una terraza pija de la Avinguda Gaudí, infla una parte de mi cuerpo que no tenía inventariada.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Vivan los domingos golfos, pero bien aprovechados!

humo dijo...

...Mañanitas de domingo...

(Porque la tarde es otra cosa, vamos a ser francos).

Anónimo dijo...

Un domingo sin resaca es un regalo de Dios.

Beijo desde Lisboa!

Peter Parker dijo...

si uno es golfo, los domingos de uno son golfos (otra falacia?)

humo, la tarde es (siempre que se pueda) para aprovechar la mezcla bocaseca y somnolencia post-siesta. Por cierto, me encanta tu blog! si te digo que me inspira...

luso de adopción: me alegra (tanto!) verte por aquí.

al dijo...

El otro día un cliente nos dijo que no quería rodar un vídeo en la Avinguda Gaudí. No era lo bastante pija (creo que no usó este adjetivo, pero el sentido era el mismo).

Gala y Dolar dijo...

Que no se muera.
Tenerte un domingo en el sofá,compartir una botella de vino con películas y besos,entre caricias y presos,de ser felices tan libres,tan ajenos al destino que en secreto nos espera,dejame soñar que hoy sigue siendo domingo,no dejes que esta noche que se avecina se nos muera.......................


Los domingos contigo
me saben a gloria,
y duran mas horas
que un día normal;
Mil caricias
que saben de sobra,
al lugar exacto donde deben llegar.

Los domingos
no valen las prisas
ni escatimar en derroches de afecto;
Los domingos
tenerte a mi lado
me hacen sentir que todo es perfecto.

Entregarme a tu cuerpo,
robarte mil besos
y jugar al borde de tu cuello a construir,
la cárcel donde quiero estar preso,
condenado eternamente a estar
tan cerca de ti.

Y cruzar por tu piel
como en un desierto,
despacio,muy poco a poco,sin poder avanzar;
Y creerme dormido estando despierto,
los domingos contigo son lo mas parecido que tengo a soñar.

Los domingos tengo siempre
mil abrazos para darte,
y nunca me sobran
para el día siguiente;
Los domingos antes de que se acueste la luna
por si acaso nunca dejamos deudas pendientes.

Los domingos te veo desnuda,
feliz, tan fragil y humana
que tan solo tu pueblas mi mente;
Como un sueño del que soy dueño
es igual que cualquier otro día de la semana
pero diferente.

Los domingos no importan las estaciones,
ni el frió ni calor que haga en la calle,
es el día ininterrumpido del amor
de la pasión,de mantener con
devoción siempre húmedo tu valle.

Los domingos no atendemos visitas,
nos dedicamos a devorarnos sin piedad,
el resto de la semana ya somos cautivos,
del circulo vicioso de esta sociedad.


Cuando te conozca y puedas amarme,
te pediré que no mueran nunca los domingos
entre nosotros;
Pues con ellos se ira para siempre lo que hoy nos une,
igual que se fueron antes otros,
los que perdieron la batalla por no saber luchar contra los lunes.


Dolar.