lunes, 19 de febrero de 2007

Una línea, una maLDITA LÍNEA!

Puede parecer que un periodista cuenta, ni más ni menos, lo que tiene que contar. Pero es mentira. Un periodista, en realidad, rellena la mancha que le ha sido asignada.

Puede intentar interferir, pero el tamaño final (y, por tanto, la importancia de algo) no siempre tiene relación con el valor que TÚ le das a esa historia. Por eso, en ocasiones, diseño, fotografía, jefecillo, jefe de jefecillo y jefe mayor también interfieren en la decisión que marca si hoy trabajarás 10 ó 18 horas.

A veces no sabes cómo explicar todo en un escupitajo. Esto pasa mayoritariamente en los titulares. Otras, las más, es imposible rellenar esa línea, la última, la que te permitiría largarte a casa antes de que se escape el último metro. Pero es imposible, no queda NADA más que contar. Entonces oyes que el jefecillo de turno dice: "¿Qué te queda, hombre? Que eres más lento...". Y te cagas, sin intermediaciones ni eufemismos, en esa maldita línea en blanco.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

que razon llevas...
hay que llenar las páginas como sea y a veces es complicado

Anónimo dijo...

es verdad que en la redaccion hay quien se queda hasta las tantas viendo lo que hacen todos los demas solo para pelotear un poco?
es esa la unica forma de subir algun puesto??
esk tengo esa gran duda xk hay muxa gente que piensa que para llegar a algo tienes casi k acampar en la redaccion, ser el primero k llegas y el ultimo k sales

Sex Luthor dijo...

Bueno, la verdad es que los que entramos a primera hora y salimos a última no somos unos pelotas, sino unos pringaos. Y, lejos de prosperar, somos cada vez más esclavos de nuestra silla giratoria. Ves cómo los directores van contratando a terceros para cargos que tú estabas esperando y, por si fuera poco, el día que te vas un poco antes, alguien (un jefe) te pregunta a tus espaldas: ¿adónde vas?

Mejor que te vean poco el pelo, así no se acostumbran a ti.

Anónimo dijo...

aaa, gracias x la aclaracion
esk tengo un profesor que ha sido jefazo de un periodico,
y siempre dice lo mismo, que hay que quedarse de vez en cuando hasta el cierre, para ver como se trabaja en los talleres, o siempre estar muy pendiente para no tener problemas con el fotografo, saber hacer de todo aunque ese no sea tu trabajo...
por eso lo preguntaba
el habla como si lo unico que puede formar parte de tu vida es el trabajo, todo x ascender, y creo k asi puede llegar a ser jefe pero tb estaras más solo k la1
xaoo

Anónimo dijo...

Un profesor de la facultad lo llamaba "la dictadura del dieño". A ver por qué, el redactor, que es el que escribe la noticia, debe de estar sujeto a condicionantes externos de índole estético. Vale, de acuerdo, todo influye, pero esos "tronchos" que a veces nos dan para rellenar acaban, primero, con tu salud mental y, sengundo, con la paciencia del lector. "Echarle literatura" lo llamamos, aunque eso ya lo sabes tú mejor que nadie :).
A mí me gustan los periódicos decimonónicos, centroeuropeos, con pocas fotos y letras góticas en la cabecera. Con concesiones mínimas al "modernismo" superfluo.
A veces me pierdo entre las líneas de algún viejo periódico de hace 50 años. Qué Kaos más delicioso.
A todo eso añadámosle que la profesión ya no es lo que era... Nos hemos amariconado; se te quitan las ganas de todo. Qué decir de esos periodistas que escriben extranjero con g o que tienen menos cultura general que un mejillón. Ello cuando no alardean abiertamente de ser refractarios a la lectura.

Serge

Sex Luthor dijo...

megillón, dices?

Y por qué no tuvimos la asignatura: "Aprende a titular con trece letras en dos minutos"...